MANUAL DE CONVIVENCIA

manual de convivencia

Conscientes de que el sistema educativo está llamado a favorecer más que la imposición de las normas, la asimilación de valores, buscando crear convicciones en el educando, de manera que su comportamiento brote de motivaciones interiores y no dependa de la presencia o ausencia del educador, la Comunidad Educativa del Instituto Carmen Conte Lombardo, sintetiza en el Manual de Convivencia el conjunto de derechos y deberes de todos los miembros de la gran familia Lombardina.

Por lo anterior, en nuestra Comunidad educativa queremos proponer más que un reglamento, un MANUAL DE CONVIVENCIA ESCOLAR. En este, se presentan parámetros que sirven para regular la sana convivencia de los miembros de la comunidad educativa y está orientado a facilitar el logro de los fines del sistema educativo y los objetivos de la institución ; no hay prohibiciones de conductas, sino propuestas de asimilación de valores que favorecen el crecimiento personal y la armonía entre los miembros de la comunidad educativa, entendiéndose como tales: estudiantes, profesores, directivos, administrativos, manuales, padres de familia.

Las acciones correctivas, no constituyen un problema; el problema está más bien en las pocas acciones reflexivas que se dan en la vida escolar y que son las que permiten el proceso de aprendizaje autónomo. La pedagogía de la corrección debe utilizarse siempre a la manera de Jesús:

“Hacer que la persona se confronte a si misma con su propia conciencia.”

Juan 4,16.

MARIE POUSSEPIN

Desde la pedagogía de la corrección, propuesta por Marie Poussepin, es necesario concebir la norma como un camino de acompañamiento en donde se conjugan la acción correctiva como una gran disposición afectiva:

  • “Enderezadles sin llegan a cometer alguna falta”
  • “Estad llenos de caridad”
  • “Corregid sin cólera”
  • “Advertid con prudencia y dulzura sus efectos a fin de destruir el mal que de esto pudiera nacer”.

MARIE POUSSEPIN

Como institución, queremos asumir el reto de educar teniendo como mira y prioridad a la persona, para que juntos persona e institución construyamos nuevos modelos educativos en donde cada uno descubra la importancia de su auto formación y auto determinación que permita desarrollar las competencias necesarias en el campo profesional, resolviendo los problemas de la comunidad.

El Manual de Convivencia termina con una ACTA DE COMPROMISO que recoge los aspectos más sensitivos y propios del Centro Educativo, que después de estudiarlo muy bien durante la entrevista personal, firma el padre de familia, el estudiante y el director; esto permite al padre y al estudiantes conocer la filosofía, exigencias y procedimiento a seguir, una vez que acepten ingresar a la institución.

Se enfatiza mucho en la disposición que debe tener el estudiante como sujeto activo de su propia formación y para ello el primer valor a cultivar es la DISCIPLINA, (hacer lo que debo hacer, cuando debo hacerlo, para llegar a ser lo que quiero ser), CIENCIA (constancia en el estudio) PIEDAD (sentido filial expresado en la fraternidad universal); además de otros valores como el sentido de pertenencia, la responsabilidad, el respeto, la sencillez etc.

CARACTERÍSTICAS Y PERFIL DEL ESTUDIANTE

De acuerdo a los cuatro pilares fundamentales de la educación, Planteados por la ONU, (aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser) el estudiante Lombardino debe caracterizarse por:

  • Ser capaz de relacionarse consigo mismo y con los otros, con el mundo, con la historia y con Dios.
  • Desarrollar la capacidad creadora para buscar y proponer soluciones apropiadas a la problemática de la sociedad con gran sentido de colaboración e iniciativa.
  • Respetar las normas y practicar el diálogo para solucionar conflicto.
  • Valorar el grupo como un espacio para expresarse.
  • Demostrar amor y respeto por los demás.
  • Reconocer la importancia de la asimilación y vivencia de los valores Humano cristianos, indispensables para el crecimiento personal y social.
  • Respetar y proteger el medio ambiente.
  • Desarrollar hábitos y conductas deseables en la comunidad.
  • Practicar hábitos de higiene y de seguridad en su vida personal y social.
  • Promover la cultura del respeto a los derechos humanos.
  • Favorecer con sus actitudes la sana convivencia.
  • Conservar y utilizar en forma adecuada los recursos naturales de modo que permita mejorar la calidad de vida.
  • Respetar a sus docentes como un tutor en su proceso de enseñanza aprendizaje y trabaja con él, asumiendo una posición clara y específica sobre el aprender.
  • Respetar la autoridad legítima: la ley, la Cultura Nacional, la Historia Panameña y los Símbolos patrios.
  • Cultivar los valores y con sus acciones ser una persona multiplicador de los mismos promoverlos objetivamente en la sociedad de hoy.